08
May
12

Convocatoria Cinemigrante III Edición

 

 Imagen

CineMigrante, abre su convocatoria para participar de la 3° edición del Festival Internacional de Cine y Formación en Derechos Humanos de las personas migrantes a realizarse entre el 19 y 26 de septiembre en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, con entrada libre y gratuita. 

Invita a participar a todos aquellos largometrajes, mediometrajes y cortometrajes que aborden la temática migratoria, entendiendo a la migración desde la simple necesidad de movimiento del cuerpo; desde la acción de caminar un territorio en busca de un sustento; desde la necesidad de salir de un estado de guerra, de conflictividad; desde un movimiento que cruza una frontera física, interna o imaginaria, que sale del estado de indefección hacia la acción; desde el habitar un nuevo espacio, ocuparlo y modificarlo.

Se reciben obras en los géneros documental, ficción, animación y experimental, producidas con posterioridad al año 2003. El límite para la recepción de obras para participar de la 3° Edición es el 20 de julio de 2012. Para la preselección de material se deberá enviar dos copias de la obra (Bluray o DVD Multizona) junto con la ficha de inscripción.

El Jurado integrado por destacados especialistas en cine, medios, defensa de los derechos humanos e interculturalidad, distinguirá al Mejor Largometraje y al Mejor Mediometraje/Cortometraje con premios para la postproducción o producción y premiaciones especiales a cargo Signis y organismos de derechos humanos.

CineMigrante es un espacio cinematográfico que ha convocado a más de 5000 personas en las salas de cine y en los espacios de encuentro y formación en derechos humanos de cada edición. El Festival Internacional CineMigrante, es una oportunidad para incorporar, a la agenda cinematográfica y cultural de Argentina, producciones de alta calidad, no posible de ser exhibidas en los circuitos comerciales. Hoy, CineMigrante se conforma como un espacio cultural y de difusión de derechos con gran repercusión no sólo en la Argentina sino en América Latina, teniendo una serie de muestras en distintos países de la región suramericana.

Declarado de interés por la Secretaría de Cultura de la Nación Argentina, la Secretaría de Derechos Humanos, la Honorable Cámara de Senadores, la Cancillería Argentina y el Ministerio Público de la Defensa, cuenta con el apoyo y trabaja junto a organismos de defensa de los derechos humanos así como a organizaciones propias de los migrantes.

CineMigrante es un espacio que permite compartir, difundir, visibilizar y sensibilizar acerca de las vivencias, experiencias y problemáticas de todas aquellas personas que habitamos este mundo y que, en un momento y por algún motivo, hemos decidido salir del lugar donde nacimos y migrar. Tenemos como objetivo generar instancias de reconocimiento en los otros y en las otras, un reconocimiento de la ‘otredad’ interna que permita afianzar nuestra identidad, contribuir a nuestro conocimiento histórico e individual, reflejarnos en todos y todas para conformarnos nuevamente.

 

Nuevas Secciones 2012:

Así como CineMigrante en sus secciones generales aborda los diversos diálogos (históricos y contemporáneos) entre los espacios territoriales o bien aborda el espacio territorial como tal, y en sus secciones temáticas se propone profundizar la mirada acerca de la movilidad humana permitiendo unificar las motivaciones de la migración, los problemas y la centralidad de los sujetos diferenciales, en el 2012 se abren nuevas secciones que posibilitan pensar la movilidad, el movimiento y lo migratorio desde perspectivas como el arte (Interculturalidad en el Arte), el espacio urbano (Interculturalidad en el espacio urbano), la construcción cotidiana y los modos de vida (Interculturalidad de lo cotidiano), las posibilidades de integración social (Integración e interculturalidad) y las construcciones identitarias (Interculturalidad e identidad)

Te invitamos a Sumarte!

 

Reglamento: http://www.cinemigrante.org/reglamento/h

Inscripción: http://www.cinemigrante.org/inscripciones/

16
Jul
11

La Bestia: El drama de la migracion centroamericana al Norte

03
Jun
11

Encuentro por la defensa de los derechos de migrantes y refugiadxs: 23 y 24 de Junio

 

26
May
11

Son refugiados, no inmigrantes

Artículo de Elpais

Nueva oleada. Llegadas masivas. Alerta: inmigración. Las expresiones de alarma cobran fuerza en Europa. Mientras el efecto dominó de las revueltas en el mundo árabe se extendía, las palabras que empezaron a susurrarse durante la revolución tunecina se han convertido en gritos y golpes sobre la mesa de las cumbres europeas. La llegada de unas 39.000 personas que han atravesado el brazo de mar que separa una orilla del Mediterráneo de otra (unas 15.000 de Libia, menos del 2% de la que han huido del país) ha sido suficiente para que los estados de la UE se pusieran a la defensiva y levantaran la voz ante un posible alud que aún no se ha producido. Mientras miles escapan de Libia, el debate tanto político como público deja de lado un detalle: que es gente que huye de un país en conflicto.

El flujo de desplazados no es comparable al de la antigua Yugoslavia

Los vecinos de Libia en el Magreb dan asilo a muchos más libios que la UE

“Es el primer caso de una crisis de refugiados con el espacio Schengen en marcha. La de los Balcanes fue anterior. En Europa hay ahora instrumentos mucho más protectores y estructurados. Pero un pequeño flujo de refugiados ha puesto en cuestión los principios de la UE. Y si un pequeño grupo pone en cuestión los principios de la Unión es que la Unión no tiene principios”, comenta Ignacio Díaz de Aguilar, miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Europeo para los Refugiados y Exiliados (ECRE).

El jurista no se refiere a los Balcanes en balde. Los anales de Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) recogen con precisión los datos de aquella emergencia. En 1995, el mismo año de la entrada en vigor de los acuerdos de Schengen, Europa se encontró con 616.000 refugiados de la antigua Yugoslavia. Alemania acogió a 345.000, 80.000 fueron a Austria, 57.000 a Suecia, 25.000 a Suiza, 15.000 a Francia… Cifras decenas de veces superiores a las que se barajan ahora en Europa y que, por otro lado, no alcanzan las que soportan los estados vecinos de Libia. Unas 850.000 personas han abandonado el país, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU actualizada al 23 de mayo. De ellas, más de 427.000 han huido a Túnez y casi 300.000 a Egipto. Desde enero han llegado a Europa de Libia 15.000 personas (alrededor de 13.600 a Italia y 1.400 a Malta) que se añaden a los 24.000 tunecinos desembarcados a las costas italianas.

El debate en la UE se abrió en principio con la venida de estos últimos. “Hay dos corrientes en los flujos que llegan a la isla de Lampedusa”, afirma Maricela Daniel, representante de ACNUR en España. “En las embarcaciones que partieron desde Túnez han venido sobre todo emigrantes económicos. Se trata de hombres jóvenes, en su mayoría tunecinos, mientras que las de Libia han estado llevando muchas personas de distintas nacionalidades con necesidad de seguridad y protección que se encontraban en el país cuando estalló del conflicto. Entre estas últimas hemos visto casos de personas que estaban trabajando en Libia y no tienen ahora problema en retornar a sus países, mientras que otro grupo numeroso lo componen somalíes, iraquíes o eritreos que habían huido previamente de sus países de origen por persecución o por la guerra y que podrían ser potenciales refugiados”.

“Si se dio esta situación con los tunecinos en un primer momento, la situación posterior es claramente de asilo”, dice Díaz Aguilar. “Y el problema no está en Europa, sino en Egipto y en Túnez”.

La distinción que hacen los expertos parece haberse esfumado en el debate europeo. Cuando Italia reclamó ayuda al resto de Europa frente a la llegada de los tunecinos, Francia contestó con sus cifras de refugiados, y lo que se puso en discusión no fueron las normativas comunitarias relacionadas con el derecho de asilo sino Schengen que, subraya Díaz Aguilar, “nada tiene que ver con esta emergencia”. ¿Por qué se ha hablado de Schengen y no del reglamento de Dublín II, que determina que sea el primer Estado de llegada el que tiene que evaluar las solicitudes? “Dublín II [que la Comisión Europea propuso modificar en 2008] está siendo negociado y esperamos llegar a un sistema de asilo común en 2012”, afirma Marcin Grabiec, portavoz de la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström. “La situación de los solicitantes de asilo que llegan de Libia muestra la necesidad de un sistema más fuerte de inmigración y asilo a nivel europeo para poder ayudar a los solicitantes, pero también a los países miembros que están en primera línea”.

Para Mauricio Valiente, coordinador del servicio jurídico de la Comisión Española de Ayuda a los Refugiados (CEAR), lo que está pasando no es una sorpresa. “No es una novedad que se esté dando una respuesta en términos de rechazo, y esto evidentemente es un gran incumplimiento de la legislación internacional. No solo en términos éticos y políticos. Las personas que huyen por temor fundado a una persecución tienen que tener al menos la oportunidad de reclamar protección”, dice. Y si “en el caso de Libia hay un desplazamiento forzoso masivo”, en el caso de los tunecinos, según Valiente, “puede que la mayoría fueran inmigrantes económicos, pero eso no significa que, teniendo en cuenta la situación en su país, no haya gente que no tenga derecho a solicitar asilo”.

La confusión viene de lejos y se remonta al mismo sistema de control de las fronteras. “Se ha implantado un sistema cada vez más cerrado para impedir que los refugiados lleguen a Europa”, subraya el representante de ECRE. “A través de Frontex [la agencia europea para el control de las fronteras] y de los acuerdos con terceros países, toda la política europea se ha volcado a blindar la frontera. No la nuestra, sino la de los países de tránsito. Establecer de forma indirecta pero claramente consciente el control en países intermedios, diseñado en teoría para impedir el acceso de inmigrantes, supone un impedimento insalvable para los refugiados”.

La historia de François (nombre ficticio) es un ejemplo de los efectos colaterales de la gestión de los llamados flujos mixtos (inmigrantes económicos y refugiados). Sentado en una habitación en un centro de acogida en la zona sur de Madrid, cuenta su periplo durado más de ocho años. Ahora tiene 24. “No recuerdo ni qué edad tenía cuando salí de Camerún. Me habían criado unos vecinos hasta que no pudieron hacerse cargo de mí y empecé a vivir en la calle. Limpiaba coches, trabajaba de lavaplatos, pero la vida era imposible”, cuenta François y añade dos detalles: pertenece a una etnia minoritaria, los bassá, y es gay. “Decidí huir. Pasé por Nigeria, donde me quedé dos meses, al igual que en Malí. Luego fui a Costa de Marfil, Senegal y Mauritania, donde estuve tres años trabajando para conseguir el dinero para llegar a Europa”. Llegó a Las Palmas hace tres años en cayuco. Fue dos años después cuando, hablando con un amigo, supo de la posibilidad de pedir asilo. “Cuando llegué a Canarias, nadie me habló de eso. Si no, lo hubiera solicitado”. En los dos años que pasó entre Madrid y Barcelona, fue detenido tres veces. Su viaje podía haber acabado hace dos años si se hubiera cumplido la orden de expulsión que le impusieron en un control.

Si François ha logrado ver reconocido el estatus de refugiado, miles de personas en los últimos años ni siquiera han podido llegar a las costas de la ribera norte del Mediterráneo. Para Díaz de Aguilar, no se trata de falta de medios, sino de voluntad política. “No es cierto que Europa esté abrumada. Durante la crisis en Canarias se distribuyeron en la península 30.000 personas sin generar ningún conflicto. Nos sobra capacidad de acogida. Europa podría integrar sin ningún problema a 300.000 o 400.000 refugiados”, asegura. Hasta ahora, ante la crisis libia, los países europeos solo se han puesto de acuerdo para reasentar 1.000 refugiados llegados a Malta. “Túnez y Egipto abrieron sus fronteras aun cuando para ambos países la situación actual es muy difícil. De la misma manera que desde ACNUR pedimos que se mantengan las fronteras terrestres abiertas y se atienda a esta gente que sale desesperada, pedimos también que se proteja y asista también a quienes huyen por las fronteras marítimas. Creemos que los países europeos disponen de los medios necesarios para gestionar este flujo migratorio y por lo tanto deben evitar mensajes alarmistas que generan preocupación y miedo en la opinión pública de la Unión Europea”, afirma Maricela Daniel, de ACNUR.

Si hay un ejemplo de cómo la externalización de las fronteras ha tenido efecto en el número de solicitantes asilo, es Italia. La entrada en vigor en mayo de 2009 de los acuerdos para devolución de los barcos a Libia (un país que no había firmado la Convención de Ginebra ni el protocolo sobre el estatuto de refugiados de 1967) redujo drásticamente las llegadas de cayucos al canal de Sicilia. El número de solicitantes de asilo pasó de 30.300 en 2008 a 17.600 en 2009 hasta llegar a 8.200 en 2010. “El Mediterráneo era la vía del asilo. El 75% de las solicitudes presentadas en 2008 en Italia eran de gente que había llegado por mar”, confirma Laura Boldrini, portavoz de ACNUR en Italia. Boldrini subraya que no ha habido devoluciones tras el estallido de la crisis, y avisa de que el número de personas que intenta huir por mar podría aumentar. “Y lo grave de este flujo desde Libia es que los barcos en los que se hacinan centenares de personas no son aptos para el viaje. El objetivo en el mar es salvar vidas humanas”.

La portavoz de ACNUR recuerda la obligación para todos los barcos, comerciales y militares, de prestar ayuda a las embarcaciones en peligro, según establece el derecho marítimo internacional: “En las últimas semanas hemos visto gente a la deriva durante dos semanas”. 1.200 personas han muerto desde el comienzo de la crisis libia intentando cruzar el Mediterráneo. En un solo naufragio de un barco partido de Trípoli el 25 de marzo murieron 63 de las 72 personas a bordo. Tres de los supervivientes han contado a ACNUR cómo vieron pasar de largo una nave y un helicóptero. En la imagen que se publica sobre estas líneas los tres están retratados en un campo de refugiados… en Túnez. En medio de las tiendas en Choucha Camp, donde se alojan unas 4.000 personas y donde las tensiones han causado la muerte de dos personas el pasado lunes, la única presencia de Europa es una camiseta del Barça con el nombre de Villa.

16
May
11

Abierta la convocatoria para participar en Cine Migrante!

13
May
11

Torturas y Racismo: las eternas cuentas pendientes de España

Fuente: periodismo humano

13.05.2011 · Patricia Simón

Amnistía Internacional ha publicado su Informe Anual sobre el estado de los Derechos Humanos en el mundo. En el caso español, las torturas y los malos tratos inflingidos por funcionarios “encargados de hacer cumplir la ley”, como subraya el documento, vuelve a ser una de las denuncias que desde hace años la ONG denuncia internacionalmente. La suspensión del juez Baltasar Garzón, las ‘redadas invisibles’ en busca de inmigrantes indocumentados, la falta de interés por implantar medidas para identificar y tratar convenientemente a las víctimas de trata y el régimen de incomunicación para los acusados de pertenecencia a grupos terroristas son las violaciones más graves, y reiteradas, de los derechos humanos en España, según la ONG internacional.

Torturas y malos tratos. Amnistía Internacional presenta varios denuncias que no fueron investigadas y juzgadas satisfactoriamente:

  • La celebración del juicio de los dos agentes de policía acusados de matar al nigeriano Osamuyia Akpitaye por asfixia durante su expulsión de España en junio de 2007 estaba prevista el 16 y 17 de marzo de 2011. Aún no se ha celebrado.
  • Mohammed Fahsi, detenido en enero de 2006 por la Guardia Civil, denunció haber sufrido torturas “durante su reclusión en régimen de incomunicación”. El Juzgado de Instrucción núm. 23 de Madrid aceptó examinar las acusaciones pero en abril ya había cerrado la investigación, después de que la Fiscalía y el Juez Instructor la hubieran desestimado anteriormente. Fahsi pasó cuatro años en prisión preventiva, fue condenado a siete años de prisión por pertenencia a una organización terrorista. Recurrió la decisión ante el Tribunal Supremo y estaba en libertad en espera del resultado a finales de 2010.
  • Las denuncia de María Mercedes Alcocer,  por torturas, lesiones y amenazas graves sufridas a manos de miembros de la Guardia Civil estando recluida en régimen de incomunicación. El informe pericial recogía la presencia de hematomas y señales de patas y golpes, pero el Juzgado afirmó que en ninguno de los documentos periciales aparecían señales externas de violencia y que “la única finalidad de la denuncia era identificar a los miembros de la Guardia Civil”. También recoge el caso de Igor Portu y Mattin Sarasola, declarados culpables de pertenecer a ETA, cuyas denuncias de torturas fueron desestimadas por falta de pruebas.
  • El Tribunal Europeo de Derechos Humanos concluye que España violó la prohibición de la tortura y otros malos tratos: las autoridades no habían investigado las denuncias de tortura formuladas por Mikel San Argimiro Isasa por el trato recibido durante cinco días que había estado detenido en régimen de incomunicación en la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid en mayo de 2002.
  • España desoyó la petición del Comité de Derechos Humanos de la ONU para que no extraditara a Marruecos a Ali Aarras, acusado de delito de terrorismo, hasta que no hicieran pública su decisión sobre el caso. El organismo pretendía evitar que Aarras pudiera sufrir torturas, malos tratos, un juicio injusto, entre otras irregularidades procesales, en Marruecos donde no son excepcionales.

Racismo y discriminación. “Las autoridades no tomaron medidas para combatir la discriminación de ciudadanos extranjeros y apoyar la libertad de expresión y religión”

Redada policial en Madrid (Edu León / AP)

  • Las ‘redadas invisibles’. La circular de la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil por la que se autorizaba a la detención preventiva de los ciudadanos extranjeros que no presentaran documentos de identidad al pedírselos en un control. Sindicatos policiales preocupados por que la medida pudiera dar lugar a detenciones ilegales solicitaron la retirada inmediata de la circular.
Pincha sobre la imagen para ver la cobertura de periodismohumano de las “redadas invisibles”

  • Amnistía Intenacional también recuerda que el gobierno apoyó las recomendaciones del Grupo de Trabajo de la ONU sobre el Examen Periódico Universal de recopilar y publicar datos estadísticos sobre delitos cometidos por motivos raciales y elaborar un plan nacional de acción contra el racismo y la xenofobia, también recogido en el Plan de Derechos Humanos de 2008. Sin embargo, no se han tomado medidas en este sentido.
  • La disposición para prohibir el velo integral en edificios municipales aprobada por varios municipios, así como la moción del Senado que insta al gobierno a prohibirlo hace temer a AI que “una prohibición tan general violara el derecho a la libertad de expresión y a la libertad religiosa de las mujeres que decidieran llevar este velo como expresión de su identidad o de sus creencias”.

Migrantes y Refugiados: “El gobierno rechazó la recomendación de firmar y ratificar la Convención sobre los Derechos de los Migrantes”
Amnistía Internacional recuerda, según cifras del Ministerio de Interior, que en 2010 “3.632 migrantes irregulares llegaron a las costas españolas en 2010″, un 50% menos que el año anterior. AI explica este descenso por las políticas de interceptación de migrantes y solicitantes de asilo en el mar y los acuerdos de readmisión firmados con los países de origen y de tránsito.

Pinchar sobre la imagen para ver la cobertura de periodismohumano sobre control de fronteras, solicitudes de asilo y refugiados

Trata de personas: “No siempre se respeta el derecho a un periodo de recuperción y reflexión de los inmigrantes indocumentados que pudieran haber sido víctimas de trata”
El gobierno ha reformado la definición de trata de personas contenida en el Código Penal para adecuarla al Convenio del Consejo de Europa sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos. Pero, según Amnistía Internacional y especialistas en trata, “todavía no se han dado instrucciones a las autoridades correspondientes sobre cómo identificar a las victimas de trata”.

Pincha sobre la imagen para ver la cobertura de periodismohumano sobre la trata de personas

El caso Garzón: “Las leyes de amnistía y las normas sobre prescripción de los delitos eran incompatibles con el derecho internacional (…), y el Comité de Derechos Humanos de la ONU había pedido a España en 2008 que considerase la derogación de la Ley de Amnistía de 1977″.

Pincha sobre la imagen para ver la cobertura de periodismohumano sobre el caso Garzón

Seguridad y medidas antiterroristas

Amnistía Internacional vuelve a denunciar la práctica del régimen de incomunicación(pdf) a personas sospechosas de actividades terroristas, que la ONU recomienda a España abolir cada año. Esta forma de detención permite permanecer bajo custodia hasta 13 días, y en ese tiempo no podían designar a un representante letrado de su elección ni consultar con su abogado de oficio de manera confidencial; tampoco tenían acceso a un médico de su elección ni podían comunicar su paradero a su familia.

Derechos de la infancia:“Persisten las denuncias sobre castigos corporales, aislamiento, prescripción indebida de medicamentos y asistencia médica insuficiente en centros para menores de edad con problemas sociales o de conducta”

Justicia Internacional “la Audiencia Nacional archivó sendas investigaciones sobre delitos cometidos en Myanmar y en Tíbet. En ambos casos, la decisión se adoptó en aplicación de la limitación de la jurisdicción universal introducida en octubre de 2009 mediante una reforma de la Ley del Poder Judicial”

24
Abr
11

Vergüenzas

Compartimos una entrada del blog Con los pies en la arena

Por: Irene Milleiro

 

Hoy les voy a contar una historia, la historia de Kaila.

Kaila no ha cometido ningún delito –a no ser que sea un delito irte a otro país a buscar una vida mejor. Como no ha hecho nada malo y no la pueden meter en la cárcel, las autoridades del país la han encerrado en un centro para personas como ella.

A Kaila le han diagnosticado un cáncer intestinal grave, y por eso necesita ir al baño frecuentemente, de día y de noche, y muchas veces con urgencia. Pero su habitación está cerrada y no tiene inodoro, y cuando llama al timbre los guardias tardan mucho, a veces muchísimo, en abrir la puerta para acompañarla al baño. Así que ya se imaginan lo que pasa. Los amigos que pueden visitarla le traen algunos productos para ayudarle en su higiene, pero los guardias –alegando motivos de seguridad- no se los dejan pasar.

Kaila necesita una medicación y una dieta determinadas. Pero en el centro la comida es la misma para todos, y sólo hay un médico y un enfermero, que no siempre la pueden o quieren atender. Le sube la tensión, y de vez en cuando se desmaya. Sus familiares le escriben para que no se sienta sola, pero las cartas le llegan abiertas, a pesar de que la policía no tiene ningún derecho a abrirlas o leerlas.

Hay personas que han querido denunciar el comportamiento de algunos policías, pero no pueden porque no saben quienes son, ya que –en un gesto propio de mafioso carcelero americano de la Milla Verde– éstos le dan la vuelta a su placa reglamentaria para que no se puedan ver sus números de identificación.

Me gustaría decir que esto es una historia irreal, pero lo único irreal es el nombre de Kaila.

Me gustaría decir que esta historia sucede en Birmania, o en la República Centroafricana, pero por mucha vergüenza que me dé, resulta que sucede aquí al lado, en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche.

Me gustaría decir que la historia es exagerada, pero lo confirma todo un Auto del Juzgado de Instrucción Nº 6 de Madrid  que ordena al director del Centro tomar las medidas necesarias para garantizar el cuidado de Kaila y el resto de personas internas –que pueden no ser todos angelitos, pero son personas.

El auto es del mismo juez –Ramiro García de Dios– que hace unos meses ordenó abrir el CIE a las visitas de las ONG. Les recomiendo en este foro los comentarios de algunos policías sobre esta medida y sobre el juez que la dictó. Y les recomiendo también leer esta entrevista con el juez, una de esas personas que –en mi modesta opinión- cuentan con el menos común de todos los sentidos: el sentido común. Pero juzguen ustedes mismos.




Contacto

Si tienes algún material para enviarnos o quieres enviarnos tu consulta, lo puedes hacer en: ningunhumanoilegal@gmail.com

Post anteriores

free hit counter javascript

Blog Stats

  • 53,024 hits