Posts Tagged ‘cear

12
Dic
09

Informe CEAR

CEAR insiste en que se investiguen los malos tratos en los CIEs.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), ante el comunicado hecho público por el Ministerio del Interior en el que “niega que los extranjeros sufran malos tratos en los centros de internamiento”, y las declaraciones del ministro Rubalcaba en las que se exige a CEAR que “ponga encima de la mesa las pruebas”, considera necesario puntualizar lo siguiente:

CEAR insiste en que los hechos recogidos por el estudio sobre los tres Centros de Internamiento de Extranjeros cuentan con los suficientes testimonios cotejados por diversas fuentes y en un grado de certeza como para que los tribunales los investiguen de manera independiente y exhaustiva. Así lo ha manifestado  siempre CEAR al Ministerio en las reuniones mantenidas.  Y así lo va a manifestar  en cualquier reunión con el Ministerio a la que CEAR sea convocada, pues, como ha sido siempre norma de actuación, CEAR mantiene la más absoluta voluntad de colaboración.

De hecho, el informe sobre los CIE, en su integridad,  fue puesto en conocimiento del Ministerio del Interior  -que autorizó las visitas para elaborar el informe- con anterioridad suficiente a su difusión a la opinión pública.

CEAR seguirá alertando de cualquier delito del que tenga conocimiento siempre que se cuente con indicios suficientes de que dicho delito pueda haber existido. CEAR es consciente de que muchas de las víctimas de malos tratos en los CIEs ya no pueden testificar, puesto que han sido expulsadas de nuestro país antes de poder hacerlo. Otras siguen aquí, como CEAR ha manifestado en las reuniones mantenidas con el Ministerio del Interior durante el proceso de elaboración del informe sobre los CIEs.  En todos los casos, CEAR considera una obligación moral que cualquier persona que sea testigo o conocedora de malos tratos lo denuncie, y así anima a hacerlo.

Más allá de los casos de malos tratos o torturas, CEAR señala en el informe “Situación de los Centros de Internamiento de Extranjeros en España” problemas estructurales que se sufren en los CIEs y que requieren de reformas normativas y  cambios en las prácticas de manera urgente. CEAR espera que, como primer paso, éstas sean introducidas en el desarrollo reglamentario de la ley de extranjería.

CEAR reitera que la situación de los CIEs en nuestro país requiere de profundos cambios para que estos centros sean compatibles con la transparencia y el escrupuloso respeto a la ley y a los derechos que un Estado democrático le debe a todos los ciudadanos que en él residen, más allá de su situación administrativa.

16
Oct
09

El Congreso Español ratifica una Ley que convierte el conseguir asilo en una carrera de obstáculos. Españ

Amnistía Internacional y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, lamentan que tras la ratificación hoy en el Congreso de los Diputados del Proyecto de Ley Reguladora del Derecho de Asilo y de la Protección Subsidiaria tras su paso por el Senado, se haya perdido una oportunidad para avanzar en el compromiso de proteger a personas que huyen de violaciones de derechos humanos, y que aumenten los obstáculos para poder acceder al asilo en España.

El texto aprobado hoy en sesión plenaria en el Congreso de los Diputados añade a la ley vigente un número importante de obstáculos que, no sólo son contrarios a la Convención de Ginebra sobre el Estatuto del Refugiado sino que, lo más grave, impedirán que muchas personas que huyen de graves violaciones de derechos humanos puedan simplemente acceder al ejercicio de su derecho a solicitar protección internacional. Además, no se entiende que un país como España que cerraba el 2008, según los datos aportados por la Oficina de Asilo y Refugio, con unas 4.500 solicitudes y sólo 151 estatutos concedidos, muestre esta resistencia a garantizar la protección de las personas necesitadas de protección internacional.

Así, entre los obstáculos que contempla la Ley, las organizaciones abajo firmantes queremos destacar:

•    La exclusión de los ciudadanos europeos comunitarios del derecho a solicitar asilo, contraria a la Convención de Ginebra por violar el carácter universal de dicho derecho y que a nuestro juicio entraría en contradicción con el artículo 13.4 de la Constitución española.

•    La desaparición del derecho a pedir asilo en las embajadas españolas. Si bien la ley establece un procedimiento donde se reconoce la posibilidad de promover el traslado a España, vía que necesitará de un posterior  desarrollo reglamentario, a ambas organizaciones nos preocupa que la decisión quede bajo la discrecionalidad del embajador. La desaparición de la vía diplomática reconocida hasta ahora en la Ley, supone un retroceso injustificado y de especial gravedad ante los obstáculos ya existentes para acceder al procedimiento en territorio español.

•    El aumento de las causas de exclusión ante la posibilidad de una persona de pedir asilo, con fórmulas jurídicamente imprecisas como “constituir un peligro para la seguridad de España” o “constituir una amenaza para la Comunidad” que exceden claramente la letra de la Convención de Ginebra.

•    El concepto de “tercer país seguro” como causa de inadmisión de la solicitud que vulnera la obligación, contemplada en la Convención de Ginebra, de estudiar cada caso de forma individual, así como el principio de no discriminación por motivos de nacionalidad contemplado en el artículo 3 de la propia Convención.

•    La ampliación de los plazos de detención en frontera, hasta un máximo de 10 días, así como la desaparición de la garantía hoy existente de que se suspenda una devolución al país perseguidor si el ACNUR emite un informe favorable para que se admita una solicitud de asilo.

•    El establecimiento de diferentes procedimientos de tramitación de la solicitud de asilo. Esta diversidad contribuye a reducir las mismas garantías para los solicitantes de asilo en función del lugar donde soliciten protección. De este modo, por ejemplo, los posibles solicitantes de asilo en frontera tendrán mayores dificultades para poder optar a conseguir la condición de refugiado.

•    La desaparición del reexamen, cuando se ha denegado una petición y se obtienen nuevos elementos probatorios que permiten revisar la resolución, lo que no se compensa con la remisión de la nueva ley a la normativa general de procedimiento administrativo.

Los aspectos positivos para los derechos humanos en la ley
La nueva ley amplía las referencias a los conceptos de refugiado y de persona merecedora de protección subsidiaria, incorporando la persecución por motivos de género y orientación sexual, así como una mención expresa a colectivos especialmente vulnerables como puedan ser los menores y las personas víctimas de trata.

Asimismo, cabe destacar de forma positiva la inclusión de los programas de reasentamiento, así como  una mejora sustancial del régimen de residencia en España de los beneficiarios. Cabe también destacar que los intensos trabajos en el Congreso fueron seguidos de propuestas de enmienda en el Senado que, en muchos casos suponían un avance importante en el compromiso del Estado español con el derecho de asilo de acuerdo con los estándares internacionales. Sin embargo, junto a algunos avances como las garantías sobre el derecho a la asistencia jurídica gratuita, CEAR y Amnistía Internacional lamentamos que otras muchas propuestas de mejora no hayan prosperado finalmente.

CEAR y Amnistía Internacional consideran que con la Ley que se ha aprobado hoy, se ha perdido una oportunidad para liderar en Europa la defensa del Derecho de Asilo, un derecho en peligro de extinción y gravemente amenazado por las políticas de control migratorio. Estas políticas, que conllevan entre otras medidas, el cierre y la externalización de fronteras, están impidiendo el acceso a los procedimientos de asilo y la identificación como refugiadas de muchas personas que huyen de violaciones de derechos humanos.

El compromiso de garantizar la protección internacional para las y los refugiados es una obligación legal  y una responsabilidad política del Estado español frente a graves violaciones de los derechos humanos. Ambas organizaciones prestarán toda su atención al desarrollo reglamentario de la ley y, lo que es más relevante, a la práctica administrativa para que este derecho no se convierta en letra muerta.

Más información en: http://www.cear.es/

20
Jun
09

El derecho de asilo en tiempos difíciles

Artículo de Javier de Lucas, Presidente de la Comisión Española de Ayuda al refugiado, CEAR.

Hablar de tiempos difíciles en relación con los refugiados no deja de ser un pleonasmo. Nunca ha habido buenos tiempos para quienes necesitan el derecho de asilo, pero las estadísticas del ACNUR certifican que nunca como ahora ha habido tal necesidad de asilo. La razón es que se han incrementado y diversificado las situaciones que obligan a millones de personas en todo el mundo a huir de su país para encontrar un refugio. A las persecuciones por razones políticas o la pertenencia a minorías amenazadas, a las guerras o conflictos civiles que se multiplican, se han sumado otras vinculadas a la opción sexual, a la condición de género o a los desastres medioambientales. Y el asilo, un derecho fundamental y universal, es un derecho cada vez más amenazado.

Ante todo, conviene recordar que el asilo no es un acto de generosidad, de caridad, sino un derecho fundamental universal, lo que supone la existencia de obligaciones jurídicas exigibles ante los Estados que lo reconocen por haber ratificado la Convención de Ginebra de 1951 y el Protocolo de Nueva York de 1967. Obligaciones de protección de los refugiados, no sólo en el propio territorio, sino fuera de él. Incluso se podría decir que sería el derecho más básico, en el sentido de que es el propio de quienes son, sin más, seres humanos, sin atributos.

Pero el asilo es un derecho en crisis, amenazado hoy más que nunca. El hecho es que, pese a que no cesan de incrementarse los refugiados y desplazados, cada vez llegan menos demandas de asilo a nuestras fronteras.

En España, en 2008 se registraron tan sólo 4.516 solicitudes de asilo -la cifra más baja en 20 años- y menos de la mitad de ellas se admitieron a trámite. De éstas, sólo se concedieron 151 estatutos de asilo strictu sensu, el 2,91% del total (a las que habría que añadir 126 concesiones de protección complementaria). Esas cifras -en Francia hablamos de 22.000 solicitudes y 11.000 concesiones en el mismo periodo- son indignas para un país que, pese a la crisis, es la octava potencia del mundo.

Frente al tópico de que viviríamos amenazados por avalanchas de demandantes de asilo, los hechos muestran que sucede lo contrario en el mundo próspero del que forma parte España, la Unión Europea. Nosotros, europeos, españoles, que vivimos en las sociedades más seguras que jamás hayan existido, no somos los destinatarios prioritarios de esos movimientos de demanda de asilo. Entonces, la pregunta es: ¿por qué ese proyecto sostenido de restringir el asilo?

Que haya cada vez más necesidad de asilo y, sin embargo, bajen las solicitudes (por no hablar de las concesiones), tiene una explicación, como se analiza en el Informe CEAR 2009 que se hace público en estos días. El factor fundamental son las políticas de control y externalización de fronteras en materia de inmigración y asilo, emprendidas por la UE y por España (uno de cuyos principales instrumentos es la firma de convenios bilaterales con países de tránsito) y reafirmadas en el pacto europeo de asilo e inmigración acordado en octubre de 2008. Cada vez es más difícil que quienes huyen de persecución y buscan refugio puedan llegar hasta nosotros y, lo que es peor, obtengan el reconocimiento del asilo. Esa externalización de las fronteras crea espacios de contención -bajo el cuidado de países que muchas veces no superan el estándar mínimo de respeto de derechos humanos- cada vez más difíciles de superar.

Eso obliga a los refugiados a unirse en su huida a los inmigrantes irregulares, con los que se confunden. Y una de las consecuencias es que son tratados como ellos y ni siquiera se les da la posibilidad de demandar asilo.

Ahora estamos en medio de la discusión parlamentaria de la reforma de ley del asilo y en el marco de una transformación hacia un sistema europeo común de asilo (SECA). En CEAR confiamos aún en que se obtenga en España un acuerdo parlamentario que amplíe esta noción para adecuarla a las nuevas amenazas. Que mantenga todas las vías de acceso, por ejemplo, la diplomática. Que no restrinja la solicitud por la vía de la cláusula de países seguros. Que exija a los países que gestionan el tránsito el respeto al estándar mínimo de derechos humanos.

Creemos además que ese pacto permitiría a España aprovechar su próxima presidencia de la UE para apuntar hacia una política europea de asilo más abierta, para mostrar una imagen de la UE diferente, comprometida con la legalidad internacional, que contribuya a la presencia fuerte de la UE como agente en las relaciones internacionales.

No pedimos hacer frente en solitario a la miseria del mundo. Sólo estar a la altura de los deberes que impone nuestra condición de privilegio en un mundo global. Sólo ser coherentes con nuestro respeto por el Derecho y del Estado de derecho, esa huella genética que reivindicamos como creación europea y que es la opción por la que debemos decidirnos en estos tiempos de crisis.

La misión del Derecho, lo que hace o puede hacer de la tarea del Derecho y los juristas algo noble, es esa prioridad de defensa del más débil en aras de la igual libertad. Para revertir el pesimista -y lúcido- argumento de Mario Benedetti que parece pensado para los refugiados: “El mundo es esto / en su mejor momento, una nostalgia / en su peor, un desamparo”.

04
Jun
09

CEAR exige al Gobierno que paralice la extradición de dos políticos kurdos

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha exigido hoy al Gobierno que “respete la legislación internacional” y que paralice inmediatamente el proceso de extradición de dos refugiados políticos kurdos acusados de terrorismo por Turquía.

Se trata del caso de dos destacados miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) detenidos en España el pasado mes de marzo, Remzi Kartal y Eyyup Doru, acusados por Turquía de delitos de terrorismo. Según ha informado CEAR en un comunicado, los cargos “han sido rechazados por varios países europeos como Alemania, Bélgica y Francia, hasta el punto de que Remzi Kartal tiene el estatuto de refugiado en Bélgica y Eyyup Doru cuenta con estatuto de refugiado en Francia”. La organización ha advertido de que, de seguir adelante con la extradición, España “entraría en contradicción con las decisiones tomadas por dos países de la UE con los que comparte políticas de asilo, y estaría ignorando” la Convención de Ginebra. En el caso de Kartal y Doru, CEAR teme que sean sometidos a torturas si son entregados a las autoridades turcas, reiteradamente acusadas de violar los derechos del pueblo kurdo y sus defensores.

“Es lamentable que sea España el único país europeo que manda a los tribunales una petición de extradición de estos dos dirigentes kurdos”, ha subrayado CEAR, que ha asegurado que Kartal ha participado en reuniones con instituciones europeas, partidos políticos y parlamentos.

En 2005, fue detenido en Alemania por la orden de búsqueda que Interpol ha cursado a instancias de Turquía, pero el caso no llegó a los tribunales porque el gobierno alemán desestimó las acusaciones. Por su parte, Eyup Doru lleva más de veinte años realizando tareas políticas a favor del pueblo kurdo, y es miembro del Consejo Internacional del Forum Social Mundial y consultor del Consejo de Europa.

14
May
09

Empeora situación de inmigrantes en Madrid

Fuente: ADN.es

La coordinadora territorial de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Madrid, Estrella Galán, ha alertado sobre la situación de los inmigrantes en esta comunidad, que empeora debido a la crisis económica, y de cómo aumenta “de forma alarmante” la irregularidad sobrevenida.

“Son personas que tenían un empleo que han perdido, y que carecen de ahorros porque no les ha dado tiempo a ahorrar y además suelen tener que mantener familias en sus lugares de origen; centenares de inmigrantes que han estado perfectamente legales y que ahora entran en la ilegalidad al no cumplir los requisitos, el principal, el no tener trabajo”, ha señalado Galán.

Esta es, precisamente, la prioridad de actuación de la Comunidad de Madrid, según ha explicado hoy el consejero de Inmigración y Cooperación, Javier Fernández Lasquetti, “porque entendemos que no hay mejor política de integración en España que volver a una política económica que favorezca el empleo y la generación de oportunidades para todos”.

Lasquetti ha compartido hoy una jornada de trabajo con los empleados y voluntarios de la sede territorial de CEAR, con la que la Comunidad colabora desde 2003 subvencionando diversos programas de orientación, información y ayuda al inmigrante, que han llegado sólo en 2008 a 90.000 personas.

En ese sentido, la responsable de CEAR en Madrid ha afirmado que comparte con la Comunidad de Madrid la necesidad de “reforzar algunos sistemas de protección al inmigrante que ya teníamos superados, sobre todo a nivel social, como son los que tienen que ver con la acogida, la orientación o la información hacia el empleo”, a causa del cambio de contexto económico actual.

Pide esta especialista que se tomen medidas “cuanto antes” y que el Gobierno de la nación reconsidere el requisito del trabajo para obtener el permiso de residencia porque “pronto vamos a tener una bolsa de irregulares muy importante que generará bolsas de pobreza que luego son de muy difícil absorción y va a ser mucha gente”, alerta Estrella Galán.

El alojamiento es otro problema grave de la inmigración, sobre todo esta inmigración un poco especial, que es el solicitante de asilo, porque llega desesperada y no sólo por problemas de supervivencia económica, sino por contextos de conflicto, explica Galán.

“La red de albergues está sobresaturada, no hay recursos de alojamiento suficiente y a veces se producen abusos”, ha indicado a EFE Juan Manuel Pacheco, responsable de vivienda de CEAR-Madrid, que se ocupa “de mediar y de que la gente conozca sus derechos”.

La situación “está complicada y hace falta un refuerzo grande de vivienda pública y aumentar el cupo llamado de especial necesidad”, considera Pacheco.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) es una organización no gubernamental fundada en 1979, de acción voluntaria y humanitaria, cuyo objetivo es trabajar por la defensa del derecho de asilo.

Madrid concentra el 19,3% de la población extranjera en España, y es también la Comunidad donde se produce un mayor número de solicitudes de asilo, sobre todo, en el aeropuerto de Barajas.

Según datos de 2006 facilitados por CEAR, se produjeron en Madrid 3.292 solicitudes, el 66,14% de las realizadas en todo el territorio español.

España, ha recordado Galán, es el país de Europa que menos refugiados recibe, “por ejemplo -señala-, en 2008 sólo 151 personas recibieron el estatuto de refugiado”.

“Dado que el mundo no ha mejorado, seguirá habiendo refugiados, destaca Galán, quien denuncia en ese sentido que “no podemos consentir esos datos tan bajos”.

07
May
09

CEAR pide cierre del centro de migrantes de Nuadibú al carecer de base legal

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha pedido el cierre del centro de detención de migrantes de Nuadibú (Mauritania) tras hacer un informe sobre su situación, a petición del Gobierno español, que expone que carece de base legal que ampare su funcionamiento y que no reúne las mínimas condiciones.

La evaluación, realizada por un equipo de CEAR desplazado hasta el lugar el pasado mes de octubre, narra cómo los migrantes son detenidos sin ninguna base legal y sin asistencia letrada, cómo son internados en celdas en las que pasan las 24 horas del día y cómo son expulsados a la frontera sin ningún medio para llegar a sus lugares de origen.

Los miembros de CEAR inspeccionaron las instalaciones de este centro situado al norte de Mauritania, adecuado por el ejército español para el control de la inmigración ilegal, y se entrevistaron con detenidos, organismos internacionales, ONG y autoridades mauritanas y españolas. El centro de detención de Nuadibú está ubicado en una vieja escuela, cuyas aulas han sido convertidas en celdas, y durante el tiempo que los inmigrantes son detenidos en el centro para tramitar su repatriación -entre tres y quince días de media- no realizan ningún tipo de actividad y sólo se les permite desplazarse a las letrinas, con custodia policial.

CEAR lamenta que se traslade a terceros países la responsabilidad en el control de las migraciones sin que se desarrollen mecanismos de control sobre el respeto de los derechos humanos, como la asistencia de abogado, el acceso al procedimiento de asilo o los plazos de detención.

Por ello, además del cierre del centro propone que se suspendan “con carácter inmediato la cooperación en materia migratoria en cualquier tipo de operativo que conduzca a la detención de emigrantes en Mauritania en las condiciones descritas”.

En el informe expone que las autoridades mauritanas manifiestan “una preocupante falta de responsabilidad con la situación del centro, aún reconociendo que no reúne los requisitos mínimos y que es necesario avanzar en un enfoque humanitario de las migraciones”. En este sentido, explica que las mismas autoridades señalan que es “una actuación que realizan a petición expresa del gobierno español, por lo que quedan a la espera de los que éste solicite o decida sobre el futuro del centro”. El informe ha sido ya presentado tanto a las autoridades españolas como, el 29 de abril, al Comisariado de Derechos Humanos del gobierno mauritano.

La Comisión Española considera que esta situación es consecuencia de los acuerdos que España y otros países de la Unión Europea mantienen con países como Mauritania para que contengan la emigración hacia Europa sin ligar estos acuerdos a la exigencia y control del respeto a los derechos humanos.

18
Feb
09

El número de concesiones del estatuto de refugiado en España descendió casi un 26 por ciento en 2008, según CEAR

EuropaPress-El número de concesiones del estatuto de refugiado a personas que solicitan asilo en España descendió un 25,98 por ciento el año pasado respecto a los datos registrados en 2007, ya que un total de 151 extranjeros consiguieron esta protección en 2008 frente a los 204 que lo hicieron en el ejercicio anterior, según los datos presentados hoy por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

En general, el número de solicitudes de asilo descendió un 41 por ciento en 2008, pasando de las 7.664 peticiones recibidas por la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) del Ministerio del Interior en 2007, a las 4.516 del año pasado. “España se encuentra a la cola de la Unión Europea en la recepción de demandas de asilo”, aseguró el presidente de CEAR, Javier de Lucas, que destacó que la cuota española representa “un dos por ciento” del total de 223.000 solicitudes recibidas en la Unión.

En el ámbito europeo, Francia es el destino al que llegan más demandas (35.164), seguido de Suecia (24.353), el Reino Unido (22.530), Alemania (921.371) y Grecia (19.884), según los datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para el Refugiado (ACNUR).

277 PERSONAS PROTEGIDAS

Junto con el descenso en las concesiones del estatuto del refugiado, el informe también subraya una caída del 63 por ciento en lo referente a la asignación de otros tipos de protección complementaria. Así, un total de 126 personas accedieron a estas garantías en 2008, frente a las 340 que lo hicieron el año anterior.

Estas 126 personas unidas a las 151 refugiadas elevan a 227 el número de demandas que se han hecho efectivas en España, lo que implica que de todas las solicitudes, “sólo” se han hecho efectivas el 5,34 por ciento de las solicitudes recibidas. A la vez, este porcentaje supone un descenso del 3 por ciento con respecto a los datos de 2007.

“¿Son estas 277 concesiones de protección una avalancha que justifica la necesidad de restricciones? Evidentemente no”, apostilló de Lucas, quien también se preguntó “¿por qué de los 37,5 millones y medio de refugiados llegan tan pocas demandas a la UE y a España?”.

El presidente de CEAR señaló que “las políticas de externalización del control de fronteras” que practica la Unión y que, a su juicio, provoca que “la mayor parte de los potenciales demandantes de asilo no puedan llegar”.

Por países, Nigeria encabeza el número de las solicitudes que recibió la OAR el año pasado, con 808 demandas, seguida de Colombia (752) y Costa de Marfil (500). Los demandantes del país latinoamericano han descendido en casi un 70 por ciento con respecto a 2007, cuando el total de solicitudes alcanzó las 2.497.

SUPRESIÓN DE LA VÍA DIPLOMÁTICA

Por otro lado, durante la presentación de los datos se leyó un manifiesto en el que CEAR critica algunos aspectos de la nueva Ley de Asilo que prepara el Gobierno porque , según la organización, supone “un retroceso de las garantías y derechos hasta ahora reconocidos” por la actual legislación en vigor desde 1984.

La posibilidad de solicitar el estatuto de refugiado en las embajadas y consulados españoles es uno de los puntos que “no pueden ser desechados” en el nuevo texto legal, de acuerdo con el presidente de CEAR, a la que también preocupan “la devaluación del papel del ACNUR y la utilización de listas de ‘países seguros'”.

En este sentido, la organización pide al Ejecutivo que “corrija las deficiencias que se observan en el proyecto de la nueva ley” y asegure  que el texto cumpla con la Convención de Ginebra, la Constitución y las obligaciones “adquiridas por España, al adherirse a los instrumentos internacionales de protección de derecho de asilo”.




Contacto

Si tienes algún material para enviarnos o quieres enviarnos tu consulta, lo puedes hacer en: ningunhumanoilegal@gmail.com

Post anteriores

free hit counter javascript

Blog Stats

  • 57,001 hits